Un emprendedor gallego que crece en plena crisis

Portada - Prensa - Un emprendedor gallego que crece en plena crisis

Categorías

Últimas Noticias

Un emprendedor gallego que crece en plena crisis

No es el momento idóneo para lanzarse a probar suerte en el sector conservero. Ni en ningún otro. Sin embargo, algunas compañías se han aventurado a probar suerte y, al tirar la moneda, ha salido cara. Pero en el caso de Jorge Formigo los buenos resultados no son producto del azar. Una trayectoria de doce años de experiencia en el sector e ir pasó a paso han sido las claves para que su empresa, que inició su andadura en el 2011, se haya consolidado en plena crisis y facture un millón de euros anuales. Reconoce que es un momento complicado para comercializar productos de un segmento medio y medio-alto como el berberecho, su especialidad, y confirma que hay bastantes obstáculos para la obtención de materia prima. “Los últimos tres o cuatro años han sido, desde mis perspectiva, los de mayor dificultad”, sostiene, mientras explica que, a pesar de esto, “seguimos creciendo”. La campa-ña de 2011 en Galicia estuvo “bastante bien”, mientras que la de 2012 “ya fue muy complicada” a causa de la escasez y el elevado precio que llegaron a alcanzar los mariscos y pescados. En la lonja de Noia, donde realizan las com-pras, pasaron de subastarse cien contenedores diarios a 25 o 30. Esta situación les llevó a buscar fuentes alternativas, encontrando en las importaciones desde Francia e Inglaterra la solución a sus “necesidades más inmediatas”.
Además, la Despensa Galaica, nombre con el bautizó su proyecto, lanzará en los próximos meses (dos o tres, calcula) su segunda enseña: Ría Meiga. Esta nueva familia estará formada por conservas enfocadas al consumo gurmé y completará el catálogo de más cuarenta referencias de berberechos, navajas, mejillones, sardinillas o túnidos comercializadas bajo la enseña Viamaris. Tampoco descartan la incursión en otras categorías de la alimentación como la vitiviní-cola como “buen acompañante” para sus productos. Los pasos a seguir los tienen claros. Formigo explica que, antes de lanzarse al mercado exterior, quieren consolidarse todavía más en el mercado nacional, siendo los establecimientos de Madrid, Cataluña y el Levante los que más suministros le reclaman actualmente. Para 2015 esperan haber doblado el número de distribuidores, facturar tres millones de euros anuales y generar una decena de empleos directos. Mientras tanto, seguirán en la misma línea: ser los responsables absolutos de la selección de materias primas y de la distribución final de los productos.

Fuente: El Correo Gallego 15/07/13